colash circo.png

Artículo publicado por Andrés Valdivia en El Sol Ácrata, Segunda Época N°1, Mayo 2018. 

Conocido es el viejo refrán que encabeza estas letras, cuyo propósito no es otro que lanzar un dardo certero, a modo de “bullyng” mediático o lista negra liceana, a los juglares del nuevo gobierno regional, alterando la tranquilidad de su café cotidiano.

Y es que el arribo de los “tiempos mejores” a la región, viene marcado por lo más “selecto” de la derecha fascista y su clase empresarial: ex gerentes de la megaminería, de la industria pesquera, recalcitrantes antiaborto, académicos/consultores desarrollistas, y una creciente presencia del negocio inmobiliario. Escenario favorable para la intensificación del modelo extractivista (reactivación y puesta en marcha de nuevos megaproyectos y tratados internacionales), además de un aumento en la represión a la protesta social, particularmente respecto a la lucha por la vivienda.

El nombramiento de los cargos ha desatado una descarnada batalla entre las mismas filas de la derecha antofagastina, quedando excluidos “clásicos” como Manuel Rojas y Carlos Cantero, ambos alcaldes designados en tiempos de dictadura. Y es que éstos, y otros más, no contarían con el visto bueno de la nueva titiritera: la diputada Paulina Núñez, cuya carrera sigue ascendiendo en la derecha nacional, siendo vicepresidenta de RN, íntima del presidente, y pareja del ministro de vivienda y urbanismo: C. Monckeberg. A esto se debe sumar la “falta de idoneidad” y otras triquiñuelas que a un mes ya llevan un saldo de 8 nombramientos en falso (¿estrategia?).

Por tanto, no es de extrañar que los máximos cargos hayan recaído en su círculo cercano, vinculado al mundo minero e inmobiliario: Marco Díaz, intendente, abogado RN, ex gerente de relaciones labores en Minera Zaldívar del Grupo Luksic; Edgardo Blanco Rand, seremi MOP, RN, dueño de la Minera Rojas y Blanco Uno de Mejillones, proveniente de BHP Billiton, además de socio del descarado Daniel Guevara Cortés: ex DC, actual RN, eterno candidato, presidente del tribunal ambiental (ojo están aprobando Dominga!!!) y abiertamente racista anticolombianos. Otro botón de muestra: Omar Farías Castillo, seremi Bienes Nacionales, cientista político RN, pertenece a la familia dueña de Inversiones Farías y Farías Ltda., y las inmobiliarias Santa Ana y Viofar, con las que suman un capital superior a los mil millones de pesos. Vaya regalito el cargo.

Sigamos repasando. El ahora ex gobernador UDI, Luis Garrido, en cuanto asumió declaró: “No se admitirán nuevas tomas de terrenos, estás serán inmediatamente desalojadas, como forma de combatir la delincuencia y el microtráfico”, evidenciando la política represiva que se desplegó durante marzo en el campamento de la población R. Schneider, y la campaña mediática de estigmatización. A este mismo funcionario, le costó su cargo ventilar uno de los secretos vox-populi de la derecha: la violencia intrafamiliar entre sus representantes más conocidos.

En la cartera de economía, Gerardo Jusakos, de amplia trayectoria en SERCOTEC y la Agencia de Desarrollo Productivo (CORFO), y otrora empresario de la industria pesquera, instalando cultivos marinos de ostras y algas en la Isla Santa María, con las conocidas consecuencias a los ecosistemas de esa zona. De seguro, se encargará de aterrizar e implementar las medidas del IIRSA y otros modelos de “integración económica”, pues tiene una posición cercana al desarrollismo y al crecimiento económico.

Ya para ir cerrando esta primera muestra, la cual probablemente ampliemos en una futura edición, uno de los más recalcitrantes: Juan Jara Opazo, abogado pechoño y “pro-vida”, egresado de la U. de los Andes y retwitteador de frases del fascista Kast en redes sociales. Consideró “día de luto nacional” la promulgación de la ley de aborto. En menos de dos semanas pasó de ser seremi de Energía a ¿Justicia?, por secretaría.

A esta historia podríamos añadir los nombres de los cómicos menores “Alvarito” Le Blanc, como le dicen sus fach@s más cercanos, quien cuenta la anécdota que reprobó a la mitad de un curso de derecho en la UPV, luego que l@s cabr@s le reclamaran abandonar la asignatura por viajar al Mundial Brasil 2010; y Leonardo Ledezma (que casi casi se hace de inJusticia). Ambos falsificadores de títulos universitarios y relegados por la misma derecha por ni siquiera estar acreditados como auténticos Ladrones de Cuello y Corbata. El primero quedó en Trabajo.

Esperamos que durante la lectura de este artículo, haya afilado los dardos, recogidos los tomates y preparado su puntería, pues el cambio de payasos solamente asegura la continuidad de la función, y ante este gobierno, al igual que el anterior y el siguiente, nosotros seguiremos siendo antagónica oposición. No son “tiempos mejores” son Tiempos de Lucha.

Andrés Valdivia
El Sol Ácrata, Segunda Época, N°1, Mayo 2018