12993452_1530473727259116_434244700574565890_n

Nota El Sol Ácrata: El siguiente artículo, elaborado por la compañera Camila Jourdan, circula en la región brasileña a través de diversas cuentas en facebook. Lo hemos traducido, con la colaboración de un compañero, esperando que pueda aportar al conocimiento de la situación actual de ese país, desde una perspectiva anárquica.


La caída del PT significa el fin de toda esperanza en una lucha reformista, por dentro del Estado burgués, porque ellos mantuvieron por 14 años una política de reconciliación de clases y fueron arrojados por la misma burguesía que los mantenía en el poder, porque había apenas una concesión por intereses mutuos que, en el momento que dejan de servir a la clase dominante, se rompen.

Y se rompen dejando al enemigo muerto. Porque: ¿Qué es el PT ahora? Nada.

Es importante tener en cuenta que los anarquistas somos quienes siempre insistimos en esto, pues siempre hemos dicho que la vía del voto no funcionaría porque al llegar al poder ya estaríamos comprometidos con la estructura que pretendemos combatir, y más allá de eso, lo que vemos ahora es que ningún reformismo puede funcionar, porque cuando no sirve más a las elites es simplemente expulsado.

Es este momento histórico (impeachment a Dilma) el fin de toda esperanza en cualquier reformismo. Si alguien todavía acaricia la idea de que una real transformación de la sociedad podría ser hecha por la vía institucional, los últimos acontecimientos refriegan en su cara que eso es un absurdo. No es que el PT quisiera un cambio tal, sino porque  él querer, a pesar de que poco a poco fue vendido a las grandes empresas, es simplemente desechable dentro del juego que ellos (los capitalistas) dominan y nunca dejaran de dominar. Fue utilizado, corrompido y desechado, completamente inocuo, después de ayudar a la derecha en neutralizar a los movimientos sociales.

Por eso, una vez más tenemos que decir, no dejen a estos partidos canalizar su justa revuelta e indignación por la vía electoral, no entreguen a ellos las herramientas de luchas, la lucha no es más fuerte por la vía electoral. Que no necesitemos más decir lo que es obvio, pues todos asistirán a la TV o al parlamento burgués, que no queden más dudas sobre eso.

Que la revuelta contra la ola fascista pueda fortalecer las iniciativas de resistencia y auto-organización popular.

Ya hay más de 60 escuelas ocupadas (solo en Río de Janeiro).

Camila Jourdan
Profesora de Filosofía
Universidade Estadual do Rio de Janeiro (UERJ)

12963909_1530811267225362_6779043461477908937_n

Para más información de las escuelas ocupadas: Escolas do RJ em Luta