Desde el fin del imperio otomano, que el estado turco ha llevado adelante una política de homogenización cultural y nacional. Ya a partir del gobierno de Mustafa Kemal Ataturk (primer presidente turco), que el país vivió una política de occidentalización feroz, buscando acercar a Europa las viejas costumbres turcas y musulmanes.

Esta occidentalización, fue precedida por constantes genocidios en los últimos años del Imperio Otomano. Tanto griegos como armenios principalmente, fueron exterminados por el gobierno de los Jovenes Turcos, quienes gobernaron el imperio desde 1908 hasta la disolución de este. Cabe señalar, que durante el holocausto armenio fueron exterminadas casi dos millones de personas, lo cual hasta el día de hoy es negado por las autoridades turcas.

Avanzada la nueva república, y ya iniciados los movimientos kurdos en el sur de Turquía, los cuales buscaban independencia y autonomía, el estado turco inicia una guerra sin cuartel en contra de este pueblo, la cual se mantiene hasta nuestros días, a pesar del silencio de toda la comunidad internacional. Se estima que este conflicto ha costado la vida de más de 40 mil personas, muertes que son negadas por el gobierno turco, a su vez que este niega la existencia del pueblo kurdo, aludiendo que estos son “turcos de las montañas”. Como podemos ver, la política de homogeneización cultural y nacional se mantiene hasta nuestros días, siendo el pilar principal de la opresión del estado turco sobre los pueblos que controla.

En este documental, realizado el año 2008, se demuestra la constante tensión que ha existido a lo largo de la historia entre el estado turco y sus disidentes. Mediante relatos históricos, en los que se destaca el nacimiento del PKK, la dictadura turca y la guerra en las décadas de los 80s y 90s, se evidencian las tácticas del estado turco para reprimir y someter a toda aquella población o ideología que venga a cuestionar sus pilares más fundamentales. De igual forma se logra observar la tensión en las calles, llevada a cabo principalmente por grupos nacional-fascistas turcos, los mismos que en múltiples ocasiones han actuado mediante el terror en contra de la población disidente a Turquía.