huaiaaNOTA DE EL SOL ÁCRATA: Este texto fue escrito por une compañere cuando la noticia del atentado a Charlie Hebdo estaba en boca de todes. Por diferentes razones no pudimos publicarlo antes, por lo cual perdió algo de vigencia, sin embargo consideramos que hay aspectos claves dentro de él, que se tornan interesantes, además de plantear un debate algo olvidado por los anarquistas: ¿lucha anti religiosa o tolerancia hacia les creyentes? Dejamos planteada la pregunta como introducción a este texto.

A partir de los sucesos acontecidos el pasado 7 de enero en París, y sobre todo debido a las consecuencias generadas por este, es que el mundo occidental ha expresado un profundo rechazo al atentado que sufrió el semanario Charlie Hebdo. A modo personal, lo considero horrible, autoritario y fascista, en primer lugar por la irracionalidad del acto, y en segundo lugar por ser un intento de callar mediante el fuego una versión de la realidad, cosa muy esencial dentro del periodismo, y que me llega de sobremanera al yo ejercer en un futuro dicho oficio.

Sin embargo, hemos visto algunos textos y opiniones condenando tanto el atentado como las caricaturas de Charlie Hebdo. Si bien es cierto que en el contexto actual eurocentrista esos dibujos tienen gran connotación colonialista, ello no permite bajo ninguna circunstancia el blanqueamiento o la misericordia hacia la estructura religiosa del islam. No han faltado quienes han declarado que Charlie Hebdo se lo buscó, o que el atentado fue una respuesta por parte del medio oriente oprimido hacia el occidente opresor. El atentado este fue fascista en toda su forma, no hay excusas ni dobles lecturas; el pensar que fue una respuesta por parte del medio oriente oprimido es desconocer en gran medida la realidad, o más bien es hacer un análisis reduccionista, ya que la opresión del pueblo árabe es culpa de la alianza de sus gobiernos con los gobiernos europeos, además que en occidente también hay oprimidos. La esclavitud se vive en todos lados, ya sea en Europa como en Siria, en EEUU como en Afganistán, en China como en Latinoamérica. Los opresores no conocen de occidente ni oriente, ¿porque los oprimidos debemos crear esa división falsa?

Ahora, quiero tocar con mayor profundidad esta especie de blaqueamiento que se le ha echo a lo musulmán. Claro, es muy fácil pensar que el occidente judeocristiano quiere aniquilar al medio oriente musulmán, y en vista a ello ponernos del lado musulmán. Es fácil y cómodo, de hecho últimamente está de moda apoyar a aquello que huela a “islámico anti yanqui”. Antes que se conociera la gran lucha que esta llevando adelante el pueblo kurdo (nuestro puño en alto para elles), no faltaban les izquierdoses, con algunes anarquistas incluides, que apoyaban al Estado Islámico, o más bien lo veían con simpatía en su calidad de contrapeso del imperialismo occidental, pero nadie decía nada sobre la opresión que estos tipos generan en toda población que cae bajo su control. Lo mismo sucedió hace algunos años con Al Qaeda y lo mismo sucede ahora con el atentado a Charlie Hebdo. Pareciera que hay una deseperación dentro de los sectores antisistémicos del mundo, ya que al no verse una resistencia organizada al imperialismo, se busca cualquier salida para gastar estas energías solidarias, y se cae en el error de apoyar a un fanatismo religioso, igual de asqueroso que el fanatismo cristiano. Bajo la moral cristiana se limita el avance de la sociedad, eso todos lo tenemos claro, pero ello no significa que esta sea la única religión que limite el avance humano. Hasta en eso somos eurocentristas (y eso que nos da asco el eurocentrismo) Criticamos y aborrecemos lo cristiano, pero nos da lo mismo la opresión que genera el islam en Medio Oriente, nos da igual las ejecuciones por adulterio en Arabia Saudita, no nos interesa que cuelguen homosexuales en Irán, no nos importa el velo impuesto por obligación a la mujer, miramos sin resquemores que un viejo decrépito se case con una jovencita en Afganistán… Si nos ponemos a criticar ello nos tratan de colonialistas, de eurocentristas, de querer imponer nuestra visión de mundo y nuestras costumbres. Vamos todos contra el papado, escupimos a los curas pedófilos, quemamos las iglesias, pero no tocamos a los musulmanes, no decimos nada en contra de los califatos, respetamos su cultura, respetamos su moral, total a nosotres no nos molesta en nada… Eurocetrismo por donde se le mire!

Toda religión merece mi desprecio, y todo atentado que se haga en nombre de alguna de ellas aumenta mis deseos de que se eliminen para siempre de esta tierra. A mi no me molesta el tipo que cree, sino que me molesta cuando este tipo que cree busca imponer por la fuerza sus creencias. Me molesta el católico que obliga a ir a la iglesia a toda su familia sin consultarles siquiera, me molesta el evangélico que no acepta y recrimina la condición sexual de su hijo, y odio al musulmán que por la fuerza busca masacrar a los infieles no creyentes. Todas las estructuras religiosas deben ser destruídas, toda la moral creada por las religiones deben ser quemadas. Que ardan iglesias, templos, sinagogas y mezquitas, sin excepción alguna, para asi evitar masacres como las que generan día a día la OTAN en medio oriente, así como las que provoca el Estado Islámico, Al Qaeda y todo ese inmundo fascismo islámico.

Ni a favor ni en contra del atentado en contra de Charlie Hebdo. Es un atentado fascista y opresor, igual de opresor que la guerra afgana, ya que ambas tienen un origen común: la moral religiosa… A la hoguera el Corán y la Biblia, a la horca Dios y Allah (aunque sean el mismo ser) No más fanatismo religioso, ni de uno ni del otro lado.

Escrito por Cristian Battaglia.