Una tarde tranquila, soleada pero fresca, era la que se dejaba caer aquella tarde por Antofagasta. La gente, disfrutando del feriado irrenunciable, paseaba por el Paso Prat, la mayor parte en familia, disfrutando del día. Algunos hacían fila para entrar al local de Mc’Donnals de Prat con Matta. Estaba cerrado, pero por el movimiento que dejaba ver en su interior, se notaba que estaban prestos a abrir sus puertas. Ese día, 1° de Mayo, sin dudas que no parecía feriado, más bien era como un día domingo, lleno de felicidad, armonía y buena onda. Daba gusto ver a padres con sus hijos disfrutando de ese día, mal que mal, el capital nos otorga un mínimo de tiempo para disfrutar con nuestros queridos, y cuando se da, hay que aprovecharlo.

Justo a un costado de esa escena de la fila intentando entrar al Mc’Donnals, estábamos nosotros, un grupo reducido de personas, los que considerábamos, sin lugar a dudas, que esa fecha no tenía nada de festivo. De a poco empezaron a llegar compañeras y compañeros, movilizados por un pequeño anuncio que había corrido de voz en voz solamente. De a poco se empezaba a juntar el pequeño grupo que daría origen al meeting anarquista por el 1° de Mayo.

Con una hora de retraso (los anarquistas somos enemigos acérrimos del reloj), se dió inicio al acto. Una pequeña pancarta rezaba “1° de Mayo: Hacia la Huelga General”, acompañado de una A circulada, aparte de una bandera negra, ayudaban a dar a entender a los transeúntes del acto que allí se realizaba. Se procedió a dar un discurso compuesto de un par de líneas, a la vez que se repartía el último número de “El Sol Ácrata”, todo esto ante la mirada atenta de la policía, la que se encontraba distanciada del pequeño grupo, pero presta a actuar en caso de que fuera necesario. Luego, compañeros realizaron malabares, para finalmente dar por concluido el acto.

A continuación presentamos el discurso emitido en aquella ocasión:

Buenas tardes compañeros y compañeras:

Otro año más de explotación y miseria en nuestras vidas. Otro primero de mayo nos encuentra en la calle, negándonos a ser parte de esta fiesta del trabajo impulsada por la burocracia sindical. Aquí estamos los que miramos con desprecio como la CUT y el gobierno se dan la mano y sellan así el pacto de explotación perpetua a la clase trabajadora. Aquí estamos los que entendemos al primero de mayo como una fecha de rebeldía, no así como la fiesta del trabajo que nos vienen pintando desde hace más de 70 años. Aquí estamos los que no somos ni ciudadanos ni políticos, acá estamos los que nos declaramos como simples seres humanos, libres y en insurrección permanente.

Porque no creemos en esa falsa politiquería que viene de la izquierda, la que nos habla de participar en los comicios electorales y de apoyar al gobierno de turno, ayer Concertación, hoy Nueva Mayoría. Nosotros no creemos en este gobierno que nos viene a hablar de una mayor equidad social y de mejor distribución de la riqueza. No vemos nada positivo en una reforma tributaria, tampoco en la eliminación del sistema binominal, mucho menos en la asamblea constituyente, ya que entendemos que toda ley, por muy progresista que sea, tiene como objetivo final el sometimiento de la mayor parte de nuestra sociedad. A nosotros no nos seducen migajas, nosotros lo queremos todo.

Tampoco creemos en un gobierno fuerte, creador de empleos y de riqueza para el país, porque sabemos que esos empleos son de miseria, con sueldo bajo e inseguridad laboral. Sabemos que la creación de empleos favorece permanentemente al patrón, al burgués adinerado que nada hace pero que todo lo disfruta, y es por eso que lo detestamos.

En resumidas cuentas, compañeras y compañeros, nosotros no creemos en ningún tipo de gobierno, ya que entendemos que todos estos lo único que desean es robarle el pan a la gente. Al gobierno no le preocupa que en los cerros la gente se muera de hambre, que tengan una salud deficiente, que reciban un agua llena de arsénico y veneno que derivan en canceres en un par de años más. Al estado no le importa la contaminación de la costanera, así como no le genera molestia que el río loa se seque o que la minería deje sin napas subterráneas a toda la pampa. A la señora Bachelet no le interesa el aire de mierda que respiramos, tampoco le importa que Tocopilla sea una ciudad decadente, llena de termoeléctricas que la tienen con un aire irrespirable, unas playas insalubres y una esperanza de vida mínima. A ellos no les interesa eso, porque ellos no son pueblo, no sufren lo mismo que nosotros, no toman el transporte público día a día para ir a enriquecerle el bolsillo al patrón, no deben ver mes a mes como hacer durar un sueldo de hambre cuando se tiene a toda una familia que mantener. Ellos nacieron en cuna de oro, en la clase destinada para oprimir a los otros sectores de la sociedad, por eso no entienden que hoy estemos reunidos aquí, rememorando a los Mártires de Chicago y declarando nuestra rebeldía a la sociedad burguesa

Y en este punto me quiero detener, compañeras y compañeros, en los Mártires de Chicago, trabajadores anarquistas, pero por sobre todo individuos insurrectos, que lucharon por la libertad de toda la humanidad, y que murieron por la anarquía. Así fue compañeras y compañeros, los Mártires de Chicago fueron a la horca por la anarquía, ¿y hoy como se recuerdan? Con actos y marchas en donde el himno nacional tiene un foco central, en donde obreros y patrones se dan de la mano para declarar iniciada la fiesta del trabajo, dando a entender este día como una fecha en honor al trabajo como motor de la economía. Nosotros no lo vemos así compañeras y compañeros. Nosotros entendemos que el trabajo asalariado no dignifica, al contrario, roba la vida, la embrutece, la deprime, la hace monótona y genera que nuestros mejores años se vayan al bolsillo de una persona que ni siquiera conocemos, además de ser un eterno parásito. Este día declaramos nuestra guerra al trabajo asalariado, a la vez que entendemos que el principal objetivo del movimiento obrero no debe ser otro que la destrucción del trabajo asalariado como motor de la economía capitalista, para reemplazarlo por un trabajo que produzca lo justo y necesario, que se desarrolle en condiciones optimas, y lo mas importante, que vaya en directo beneficio de la comunidad humana.

Hoy no solos recordamos a los Mártires de Chicago. También recordamos a las compañeras y compañeros que por una u otra razón se encuentran en las garras del enemigo. Nuestro saludo afectuoso a los compañeros en juicio por el caso Security, a Hans Niemeyer, a los presos del 29 de marzo en La Victoria, a Víctor Montoya, a los mapuche que día a día luchan por la liberación de su tierra y a todos aquellos perseguidos por cuestiones sociales dentro del estado de Chile. También nuestros saludos al movimiento anarquista español, quienes han sufrido infinidad de golpes por el fascismo del Partido Popular gobernante, en especial con la persecución a Mónica Caballero y Francisco del Solar. Nuestro abrazo de rebeldía también va para el movimiento anarquista de México, Perú, Bolivia, Argentina y Uruguay. Estados Unidos, Italia y Grecia, pero en especial para los anarquistas de Cuba y Venezuela, quienes deben soportar día a día el peligro en sus vidas debido a las tiranías dictatoriales de los Castro y de Maduro respectivamente.

Hoy también recordamos a quienes nos dejaron hace poco y que con sus acciones dieron su vida por la libertad. Un afectuoso saludo a la compañera Claudia López, asesinada por la policía en una barricada el 11 de septiembre de 1998, a Mauricio Morales, muerto el 22 de mayo de 2009 cuando se dirigía para atentar contra una de las principales estructuras del poder. También recordamos a Sebastián Orverluij, asesinado por un guardián del dinero burgués el pasado año en el contexto de una expropiación a una sucursal de banco estado. A todos ellos, donde quieran que estén, nuestro afectuoso saludo.

En estos tiempos, en donde el capitalismo ha avanzado hasta lo más intimo de nuestra vida, la decisión es clara compañeras y compañeros, o estamos en lucha o nos declaramos sumisos al sistema. Ya no hay oportunidades para ambigüedades, y nosotros declaramos nuestra posición al respecto hace mucho tiempo, por algo estamos hoy aquí presentes.

Porque no creemos en ningún tipo de gobierno, ni burgués ni obrero, porque detestamos el poder de la élite así como el poder popular

Hoy mas que nunca en rebeldía permanente.

Porque no tenemos ni dios ni patria ni amo

Hacia la huelga general

En lucha contra toda la autoridad

¡Viva la anarquía!