usosanimales_wpva73n0Suponemos que la mayoría de los productos que se usan en el día a día están hechos artificialmente. Sin embargo, muchos artículos irrisoriamente todavía utilizan partes de los animales como componente principal. Numerosas compañías encuentran innovadoras maneras de asegurarse de aprovechar cada una de las partes de los animales asesinados.

Desde partes de oveja escondidas en tu jabón, hasta sospechosos ingredientes de tu cerveza favorita. Éste es el extraño y horroroso mundo de los subproductos animales, en el que dedicadas empresas han ideado astutas maneras de tomar las incomestibles partes de animales como las vacas, los cerdos o las ovejas, y usarlas para hacer fascinantes productos de consumo. Estos subproductos suponen también una demanda, por lo tanto los mismos implicarían lo mismo que comprar un producto animal directo, no existe el “inocente sub-producto”.

CUERDAS PARA RAQUETA DE TENIS

En Norfolk, Inglaterra, una empresa de este tipo utiliza los intestinos de vaca de los mataderos locales y los transforma en cuerdas naturales que son las favoritas de muchos de los mejores jugadores de tenis del mundo.

“Se necesitan como unos cuatro intestinos de vaca para una raqueta normal”
explica friamente Rosina, encargada de Producción.

Para producir las cuerdas, los intestinos de la vaca son limpiados y cortados en tiras de 12 metros antes de ser tratados químicamente para su conservación. Cada cuerda esta formada por 15 tiras individuales que se hilan muy tensamente para que se unan antes de ser secadas en una habitación húmeda que previene su rotura. Es un minucioso y morboso proceso que requiere de seis semanas desde que empieza hasta que acaba pero, según Rosina, la espera vale la pena.

La compañía, que ha estado ejerciendo este inusual negocio por más de 100 años, también usa la misma técnica para producir cuerdas para arpas y otros instrumentos.

POLVO QUÍMICO DE INCENDIOS

Los intestinos son sólo una de las muchas partes de la anatomía de la vaca a la cual lamentablemente e innecesariamente se les da uso.

Desde que la gente come carne, la piel de la vaca se ha transformado en cuero a través de un proceso de curtido. Los huesos del ganado, transformados en fina porcelana, han encontrado su función en un nuevo mercado de juegos de te y vajillas.

En una de las últimas macabras innovaciones, las pezuñas de vaca también forman parte de un producto. Una proteína llamada keratina, extraída de las pezuñas, es usada para hacer extintores de incendios especialmente utilizados por equipos de bomberos y rescate en aeropuertos.

“No me importa mucho de dónde proviene”, dice el bombero Simon McRae. “Es una buena barrera entre el fuego y yo, así que mientras me mantenga a salvo lo utilizaré, no tengo ningún problema”.

EN EL BAR

La vaca no es el único animal a cuyas partes “no convencionales” se les da uso, y no todos estos subproductos provienen de los mamíferos.

La ictiocola es un producto usado en la industria cervecera como agente de mejora en algunas cervezas, ayudando a asegurar que la bebida sea clara y no turbia.

Ésta se hace usando un órgano llamado vesícula biliar, encontrado dentro de algunas especies de pez. Cuando se infla, la vesícula le ayuda al pez flotar y a mantenerse vertical en el agua. Históricamente, las vesículas biliares eran extraídas del esturión beluga. Hoy en día, el esturión está en peligro, así que la mayoría de vesículas se obtienen de otras especies de pez, incluyendo el siluro Vietnamita.

Para conseguir ictiocola, las vesículas se tienen que secar, esterilizar y cortar con ácido para producir una pasta o líquido que se añade al barril durante las etapas más tardías de la elaboración de la cerveza. Esto ayuda a que la levadura que se usa para hacer la cerveza se torne en sedimento.

La ictiocola es una forma muy pura de colágeno, y son las moléculas de colágeno más largas y fibrosas las que ayudan a acelerar proceso de sedimentación natural, atrayendo a las moléculas de levadura.

La levadura y el colágeno combinados forman partículas más grandes, las cuales caen más rápidamente al fondo del barril, dejando el líquido de la parte superior más claro de manera más rápida.

El hecho de si la substancia del pescado acaba, o no, en el vaso todavía es un tema muy discutido. Los estudios han mostrado que, en la mayoría de los casos, la ictiocola es indetectable en el producto final. Aunque en cervezas no filtradas, si son servidas de demasiado cerca del fondo del barril, se pueden encontrar cantidades diminutas.

INGREDIENTES CLAVE:

  • Ambergris: calamares no digeridos vomitados por los cachalotes – se encuentra en varios perfumes de alta gama.
  • Placenta: serum hecho a partir de placenta de oveja, puede ser aplicado en la cara como tratamiento de belleza.
  • Piel de pescado: bolsos de diseño, cinturones y bikinis son fabricados con la piel del pez lobo y el salmón.
  • Quitina: sustancia que se encuentra en las conchas de camarones – se utiliza en muchos productos para el cabello, como la gomina.
  • Gelatina: producida por la ebullición de la piel o huesos de peces y animales – se usa para replicar la carne humana en las pruebas de balística y en muchos productos que algunas personas consideran “alimentos”.

Estos son algunos de los muchos ejemplos de la manera en la que algunas personas han aprendido a sacar provecho de las partes de animales que no tenían un uso convencional. Hay que tener en cuenta que estos sub productos “SE DEMANDAN”, es decir, se buscan, por lo tanto es tan directo como la compra de carne por dar un ejemplo. Es parte del mercado, cuando compramos ese producto, como los que mencionamos recién, le estamos pagando al fabricante para que compre mas productos animales…

Las huellas de la muerte y el especismo están por todos lados, cada vez más, por esa razón es necesario buscar un cambio de paradigma, y rechazar las cosas innecesarias que nos ofrecen, manchadas de sangre de seres que tenían el mismo derecho a la vida que vos o yo…