hbjhbkj

Muchos de los procesos revolucionarios estuvieron protagonizados por grandes movilizaciones obreras, las cuales pararon la producción del país y pasaron a ser colectivas en vez de pertenecerles a un solo propietario, las llamadas fábricas bajo control obrero.

Argentina: bajo el escenario de la crisis económica en el 2001 muchas fábricas se fueron a la quiebra, quedando abanadas y paralizadas de sus funciones. Es ahí donde los trabajadores a falta de dinero se tomaron estas instalaciones y comenzaron a producir en ellas, sin ningún patrón y administrándolas equitativamente entre todos los trabajadores, un ejemplo de esto es la fábrica de cerámicas Zanon que en el año 2002 paso a ser controlada totalmente por los obreros y hoy en día es nombrada como FASINPAT (Fabrica Sin Patrón) ubicada en la ciudad de Neuquén.

Si reflexionamos sobre el significado de ser obrero nos daremos cuenta de que no es algo de lo cual nos deberíamos sentir orgullosos, viéndolo desde el punto de vista que el ser obrero es ser el trabajador de la patronal, quien vende su tiempo y esfuerzo a cambio de dinero bajo una condición esclavizadora llena de rutinas, explotación y humillaciones. Cuando hablamos de abolir el trabajo rompemos con el esquema de ser obreros para siempre, como lo plantean algunas ideologías y nos enfocamos en la autogestión y la repartición de las materias, en donde no existe un jefe a quien trabajarle si no que hay una comunidad que trabaja para todos y no por el bienestar individual. Esto para muchos es un escenario utópico o más bien imposible ya que están acostumbrados a la realidad que viven en la sociedad de consumo y trabajo. Algunos individuos encuentran satisfacción y felicidad en aquello, visualizando el progreso en la obtención de mejores cargos laborales, es así también el triste caso de muchos que no se ven sin un trabajo ya que no sabrían que mas hacer con sus vidas.

La sociedad actual crea un resentimiento tanto en hombres como mujeres, como era el caso de las limitaciones que sufría la mujer años atrás, donde su vida se reducía a los quehaceres del hogar, hoy en día se plantea una ilusión que propone incorporar a la mujer en los procesos productivos disfrazando esto como la liberación de la dependencia del trabajo del hombre, pasamos de la esclavitud del hogar a la empresa.

A lo que queremos llegar con esto es que la vida no se puede reducir a solo ser obreros o jefes, o si somos obreros no vivir esperando un cambio y luchar por las migajas que puedan cambiar gradualmente nuestras condiciones como explotados, como es el ejemplo de los petitorios de muchos sindicatos que después de un bono millonario calman sus ánimos, si no de la construcción de una sociedad horizontal donde las labores sean repartidas comunitariamente, donde ya no existan comercios donde adquirir cosas si no que se lleve a cabo la práctica del trueque e intercambio de bienes supliendo nuestras necesidades como individuo y como sociedad, donde el trabajo y la tecnología sea utilizado para suplir las necesidades básicas y no para adquirir lujos que alejan el verdadero sentido de la vida, la cual esta opacada por el deseo de obtener mas y mas. Donde los médicos sanen por la satisfacción de hacer el bien, donde los arquitectos construyan para no tener más vagabundos sin techo, donde el profesor enseñe para que todos tengan el placer de leer y donde cada uno trabaje según sus fuerzas y consuma lo que necesite, donde nuestro tiempo no sea comprado por el sucio dinero…”no hay peor esclavo que el que defiende al patrón ni peor prisionero que ama sus barrotes”.

Salud!

Editorial de El Sol Ácrata N°10, Noviembre de 2012.