Esta película, ambientada en la Revolución Social española de 1936, se centra en una monja, que huye de su convento debido al miedo que le causaban los revolucionarios. Por su condición de clerica, se le permite la entrada a un prostíbulo, en donde puede refugiarse para luego ir a Zaragoza, pero este recinto es visitado por la agrupación anarquista y feminista “Mujeres Libres”, quedando clausurado el antro y las prostitutas, junto con la monja, pasaron a formar parte de este grupo.

A partir de allí, esta religiosa le pierde el miedo a los revolucionarios, tanto así que lee y comprende el ideal anarquista, al punto de propagarlo en nombre de dios. Finalmente van al Frente del Ebro, cerca de Zaragoza, donde sufrirán los rigores de la guerra y el deseo de venganza de los tiranos fascistas.