Chile, dos semanas de gobierno: Reformistas y Corporativistas se unen contra el “enemigo interno”: LA MASCOTA MEJOR AMAESTRADA DEL REFORMISMO ASEGURA EL SAQUEO EXTRACTIVISTA PROFUNDIZANDO LA REPRESIÓN DE LA POBLACIÓN SEGREGADA

Escribe: La Federación Cultural Antiautoritaria de la Región Chilena- FCA

“Lo de naturalizar de que… haya un grupo de gente a la que no le importa nada y que tiene un rechazo contra todo tipo de autoridad; y que a esa gente le permitamos hacer lo que quiera… es algo que, yo por lo menos, no estoy dispuesto a aceptar. Si alguien está -hoy día- en ese ánimo, no solamente digo que está equivocado, sino que va a tener que enfrentarse a las consecuencias.” Presidente Gabriel Boric- Lunes 13 de Marzo 2022

A horas de cumplirse dos semanas de inaugurado el “nuevo período presidencial”, ya son variadas las demostraciones represivas contra la población y las amenazas despóticas del gobierno socialdemócrata de Gabriel Boric contra los diversos sectores revolucionarios y antiautoritarios de la región Chilena. Trataremos de explicar brevemente el momento histórico actual, buscando la respuesta en la evolución de la manipulación electoralista, sintetizando el proceso en 5 enunciados breves:

1) Estallido social no significa Revolución social (18-25 octubre 2019)

Mientras el empresariado local multiplicó la miseria colectiva y el saqueo extractivista durante los años 2018-2019 -donde el estado piñerista fue derrotado en forma permanente por la movilización callejera de l@s estudiantes secundari@s y diversos sectores segregados socialmente- se dio un proceso de polarización y sobre radicalización en diversos sectores oprimidos de la sociedad contra la dominación social practicada por el Estado Chileno (las que tuvieron su mayor expresión vindicadora en las ya históricas jornadas de evasión estudiantil al METRO, contagiando la protesta y su rebelión a una gran parte de la población oprimida).

En la mañana del 18 de Octubre 2019 la genocida represión policial multiplicó los diversos focos de revuelta contra las alzas indiscriminadas y POTENCIÓ LA REBELIÓN (no solo) de estudiantes y trabajadores de la capital en defensa de la vida y la integridad física de los miles de manifestantes MENORES DE EDAD que fueron reprimidos a sangre y fuego durante toda esa jornada. Si bien las diversas movilizaciones sociales cuentan con la permanente determinación de lxs estudiantes secundarixs y la participación de algunos sectores de trabajadores, se deduce que su participación fue parcial y no logró desarrollar una UNIDAD OBRERA-ESTUDIANTIL que hubiera determinado un rumbo distinto a la situación. La revuelta fue compuesta también por diversos sectores sociales, fundamentalmente pequeños burgueses, clase media acomodada, quienes desviaron la protesta inicial hacia sus mezquinos intereses electoralistas y republicanos -iguales casi a los paros nacionales de 1983-85-.

Desde la imposición del ESTADO MILITAR en la capital, y con el nombramiento del General Javier Iturriaga como REPRESOR OFICIAL por parte de las FFAA, se institucionalizó la represión política “anti insurreccionalista” y se avanzó a una nueva etapa represiva-militar contra la que el recién formado movimiento de protesta no estaba preparado para responder (ni a nivel teórico ni a nivel territorial) a la ofensiva empresarial- militar desarrollada a nivel global por el estado chileno de acuerdo con las necesidades extractivistas de USA. La gente salió a la calle sin dirigentes; se autoconvocó y todo se convirtió pronto en una lucha fugaz, esporádica, espontánea, auto organizada, sin bases ni proyecciones para mantenerse en el tiempo. Se ahogó en sangre a la protesta durante una semana, dejando cerca de 30 muertos. La rebelión defensiva, espontánea y desarticulada de las bases obreras es una reacción a las políticas ofensivas del Estado.

2) El sistema Corporativo-Republicano derrotó al estallido social con el militarismo genocida y la manipulación electoralista (25 Octubre-15 Noviembre 2019)

Se manipuló a la opinión pública de la región a través de los diversos Medios de Comunicación a su servicio y se potenció la “necesidad de una salida pacífica” a la crisis terminal del estado post-Pinochetista, utilizando el llamado a la “marcha más grande de la historia” para marcar el inicio de una nueva etapa de dominación: El reposicionamiento del Estado y su razón por sobre lxs “Ciudadanxs” y sus necesidades. Resaltamos la evidente tergiversación desde el sistema y sus capataces oficiales (el cual condicionó discursivamente la protesta a “una movilización contra las alzas” omitiendo reconocer -por lógicas razones- que ya el germen de “la movilización revolucionaria y antiautoritaria luchaba por la derrota del terrorismo de estado y el saqueo extractivista en la región chilena”) para así, abrir paso a la “salida democrática” y la obligatoria impunidad judicial de los genocidas uniformados después del baño de sangre.

Diversas movilizaciones radicalizadas a lo largo de la región chilena se encontraron con las mismas problemáticas utilizadas por el sistema como “defensas tácitas”: LA AUSENCIA DE UNA FINALIDAD REVOLUCIONARIA- ANTIAUTORITARIA COMÚN; la carencia ORGANIZATIVA colectiva al no responderse TERRITORIALMENTE y en forma equitativa AL GENOCIDIO REALIZADO POR EL ESTADO Y SUS FFAA; la imposibilidad de una FÉRREA UNIDAD DE LA POBLACIÓN CONTRA EL EMPRESARIADO GENOCIDA y sus metodologías extractivistas; la PRESENCIA EN LAS BASES DE DIVERSOS “MILITANTES” DE PARTIDOS POLÍTICOS REFORMISTAS que rápidamente cooptaron las cúpulas de los diversos movimientos direccionando las discusiones hacia lo electoral y su reforma dentro del marco republicano autoritario…

Todas estas problemáticas no pudieron ser solucionadas en tan breve período por una movilización sobre-radicalizada por la represión y segmentada por los diversos grupos políticos reformistas de “izquierda” desde la base, los cuales lograron la disgregación de los diversos movimientos territoriales (asambleas barriales y cabildos) en beneficio de sus viciadas plataformas electoralistas-republicanas. La presión mediática y el genocidio indiscriminado de la población civil -que cobró a lo largo de los 4 años de Piñera alrededor de 100 víctimas solo por razones políticas- terminaron evitando la evolución de la intuitiva unidad Obrero-Estudiantil a una posterior etapa pre-revolucionaria, de unidad transversal entre LXS OPRIMIDXS EN LUCHA DEFINITIVA CONTRA SUS OPRESORES.

3) El Reformismo fue posicionado por el Sistema NeoFeudalista Corporativo (luego de la masacre colectiva) como solución discursiva a los diversos problemas sociales nacidos del extractivismo (15 Noviembre 2019- 25 Octubre 2020)

Luego de que la rebelión se “contagiara” a la totalidad de la región chilena (pese al toque de queda, el control militar y los asesinatos selectivos) el reformismo ayudó al sistema NeoFeudalista Corporativo a superar el momento con una nueva manipulación colectiva, muy semejante a la realizada entre 1985-1990 con el ACUERDO NACIONAL entre la dictadura Pinochetista y los diversos partidos de la Concertación, especialmente la DC. Nuevamente, fue la DC la que hegemonizó el discurso de “una nueva constitución” para asegurar la continuidad del sistema extractivista, potenciando la permanencia de la clase política tradicional y el normal funcionamiento de las diversas instituciones que garantizaban el permanente despojo y la segregación social. Es por esta vía que el sistema fue apuntalado, utilizando discursivamente el “NUEVO PACTO SOCIAL” (o “Acuerdo Por La Paz” del 15 de Noviembre 2019) para forjar un nuevo marco jurídico represivo que permitiera a los sicarios uniformados evitar los procesos judiciales, quedando impunes manteniendo la línea de mando -casi- intacta.

Es en este momento histórico específico que se termina de posicionar mediáticamente al Frente Amplio (y a su mascota mejor amaestrada, Gabriel Boric) como la “unidad de las diversas izquierdas democráticas” que se alejan del “violentismo” (sic) y se ponen del lado del Estado Neofeudalista Corporativo. Es evidente que en este momento histórico, el Frente Amplio cumple con el rol de la antigua Concertación y asegura la continuidad del proceso con un discurso “más social” que el de los antiguos concertacionistas, ya incapaces de manipular discursivamente a la población por su nefasto “historial” (casos como los títeres Francisco Vidal, el “Panzer” Insulza, Ricardo Lagos, Heraldo Muñoz, Yasna Provoste, Paula Narvaez, Ximena Rincón, etc).

El reconocimiento oficial de la pandemia del COVID-19, a principios de Marzo 2020 permitió que el sistema Neofeudalista Corporativo utilizara la famosa “excusa epidemiológica” para mantener el Toque de queda y el control militar por casi un año más. Recordemos que el plebiscito de “Apruebo-Rechazo” una nueva Constitución, tenía su fecha definida: el 26 de Abril del 2020 y que con el COVID la fecha se corrió hasta el 25 de Octubre. Durante todo ese período intermedio se multiplicó la dependencia electoralista-republicana y se utilizó la monserga reformista contra la protesta social que se mantenía en las calles.

4) El sistema Neofeudalista Corporativo polarizó a la sociedad aprovechando el “clima electoralista-reformista” imperante, asegurando la unidad ideológica de los diversos grupos republicano-autoritarios (tanto de Izquierda como de Derecha) (25 Octubre 2020- 19 Diciembre 2021)

Desde la movilización del 18 de Octubre 2020 (donde dos barras de fútbol infiltradas por Carabineros y su “Equipo Intramarchas” se agredieron dividiendo a la movilización conmemorativa) se habló de “que el estallido social ya había pasado” y que “ahora estábamos en otra etapa”, democrática y receptiva. Ahora había que centrarse en la construcción de una “nueva República” y dejar atrás las protestas callejeras “que tanto daño habían causado a la economía local, a las empresas y PYMES”. Sobre el “mejoramiento de las condiciones sociales” que en etapas anteriores “reconocieron” como necesarias… solo silencio o promesas que ya no se cumplieron (por si alguien aún tiene esperanzas de que suceda).

La mejor demostración de esto fue la permanente campaña de DIVISIÓN, INFILTRACIÓN Y FRACCIONAMIENTO de los pocos grupos territoriales (revolucionarios y antiautoritarios) que mantenían en alto el fuego de la rebelión colectiva, con el discurso reformista-republicano (y citamos su evolución desde la derrota del estallido con: el pacto por la paz, la votación del Plebiscito, las primarias, la 1° vuelta electoral y las demás elecciones de Alcaldes, Concejales, CORES y Constituyentes). Se sobresaturó mediáticamente a la población y se le ideologizó a través de los diversos medios informativos corporativistas: El resultado fue una amplia participación electoral que permitió al sistema RETOMAR EL CONTROL JERÁRQUICO sobre la sociedad. Se mantuvieron los secuestros de manifestantes por CIVILES DERECHISTAS y los diversos montajes policiales contra quienes eran “fácilmente reconocibles” por el Aparato Armado del Estado Chileno.

Para la segunda vuelta presidencial (el 19 de Diciembre del 2021), la ficticia polarización teórica entre los dos lados del autoritarismo consiguió una nueva alza de votantes, movilizados por “el posible triunfo de un candidato ultraderechista”. Durante las dos semanas inmediatamente anteriores a la votación, se multiplicó el “rumor” de que había que “ir a votar para que no salga el nazi”. Muchas personas creyeron en este “argumento” y metiendo su pensamiento en la parte más oculta de sus vestimentas salieron a votar por la mascota recién amaestrada: Gabriel Boric logró un 55,8% de los votos con 4.620.890 preferencias. La derecha corporativista pasó del 20% que apoyaba el rechazo a un 44,2% en la elección presidencial, uniéndose gracias a “la campaña del terror” dictada por el empresariado local en defensa -una vez más- de sus nefastos intereses comerciales.

5) El reformismo en el poder cumple su parte del “pacto por la paz”: asegurar la inalterabilidad de la depredación extractivista y una mayor represión de la población chilena segregada (20 Diciembre 2021- 18 Marzo 2022)

Luego de que una gran parte de las diversas organizaciones sociales fueron “fichadas, infiltradas y divididas” por la ANI (la policía política bajo administración y control Naval), el triunfo electoral del reformismo y su “generación de recambio” apareció blindado y celebrado por los diversos grupos económicos en todas las plataformas mediáticas o ideológicas: Había llegado “el presidente del pueblo” (sic) a quien “todos saludaban y felicitaban en la calle” (sic), siendo tratado como una “súper estrella” (sic) recién llegada a la región. Aún peor, el mismo Boric (y por extensión todo su manipulador “equipo político”) creyeron la avalancha discursiva con la boca llena de Champagne: sus corifeos y sus consejeros exportados del Aparato Armado del Estado (como Lucia Dammert desde la USACH, el mismo Giorgio Jackson o la ministra del Interior Izkia Siches desde el Colegio Médico) lo demostraban con gráficos y cifras en la mano… era indudable que “el pueblo estaba con el…”. El 8 de Marzo (conmemoración del día de la Mujer) se realizó la movilización en toda la región Chilena con una alta convocatoria. En la movilización que tuvo lugar en la Capital se produjeron incidentes entre un grupo de mujeres y hombres que claramente no pertenecían a la marcha contra manifestantes que salieron en defensa de un mural recordatorio de Mauricio Fredes.¿Resultado de la pelea? Una persona apuñalada en el cuello quedando en estado grave, un joven secuestrado por Carabineros “de civil” (una vez más el grupo “intramarchas”) y la brutal represión contra todas las mujeres que decidieron continuar la manifestación contra el terrorismo policial y la infiltración de la ANI- Grupo Intramarchas de Carabineros.

El gobierno piñerista se despidió dos veces de la ciudadanía en horario estelar: el 9 de Marzo con un discurso grabado del Presidente y el 10 con un especial de Tv junto a uno de los mayores manipuladores mediáticos de la región: Mario Kreutzberger, recientemente implicado en denuncias de acoso sexual y desvíos de dinero desde las arcas de TELETÓN a su billetera gringa.

Hasta donde las fuentes “oficiales” demuestran (como el corporativista diario LA TERCERA), se planificó con dos meses de anticipación el “Cambio de Mando presidencial” y la represión de los últimos instantes del Gobierno Piñerista… en la misma sala y por las mismas personas que organizaron la represión en Valparaíso y Santiago contra los diversos grupos de manifestantes que se juntaron el 11 de Marzo. Durante todo el día la “represión preventiva” atacó a los diversos grupos de manifestantes que exigían inmediata LIBERTAD A LxS PRESxS POLÍTICxS, Cárcel para los implicados en crímenes contra la humanidad (cometidos por el Gobierno Piñerista desde el 11 de Marzo del 2018 hasta el 8 de Marzo del 2022), EDUCACIÓN DE CALIDAD Y GRATUITA, Viviendas dignas, mayor acceso a salud, mejores pensiones, RETIROS DE FONDOS DE LAS AFP, etc. Todo lo que “ALGUNA VEZ” dijo el reformismo que “haría”, fue recordado por el pueblo a las puertas de los templos del poder. Según informaciones y conteos independientes a la salida de las Comisarías, la represión arrojó un saldo de casi 400 personas detenidas a nivel “nacional”. Oficialmente se reconoció a 23.

Luego de la ceremonia de traspaso Presidencial (donde Boric se mantuvo haciendo baratos gestos de “agradecimiento” a “su público” junto a nerviosas piruetas de marioneta automatizada, como si estuviera participando en un concurso de Selfies organizado por las redes sociales) se terminó la recepción del nuevo capataz y se dio inicio a una nueva etapa de control social: El Reformismo Republicano como solución discursiva a los problemas nacidos del saqueo extractivista.

DOS SEMANAS DE GOBIERNO REFORMISTA

Parece evidente -luego de revisar este análisis en 5 Tesis- que una nueva etapa de dominación social ha tomado forma entre el 11 y el 25 de Marzo. Quisiéramos resaltar el “ACUERDO POR LA PAZ” del 15 de Noviembre 2019, para definir este momento histórico por el cual atravesamos: TANTO LA DERECHA COMO LA IZQUIERDA SE HAN COMPROMETIDO EN LA MANTENCIÓN DEL SISTEMA EXTRACTIVISTA Y PROFUNDIZAN LA REPRESIÓN SOCIAL.

Pese a que electoralmente prometió realizar diversas reformas específicas, a los pocos días “el presidente del pueblo” ya mostraba la forma en la cual serían reprimidas las diversas movilizaciones sociales exigiendo justicia: Diversos portazos mediáticos a la liberación de todxs lxs presxs políticxs, usando la sucia jugada de sacar 139 querellas por Ley de Seguridad Estado (LSE), menos de ⅓ del total, para convencer “discursivamente” a la población sobre el “avance”; El día viernes 18 de marzo (y a 29 meses del “estallido social”) una persona fue golpeada en Plaza de la Dignidad por FFEE provocándole pérdida de conciencia, quedando tirado en la Alameda… siendo levantado por FFEE y metido dentro de un vehículo policial que presuroso se alejó del lugar. El día Miércoles 23 de Marzo se aprueba la extensión del ESTADO DE EXCEPCIÓN EN LA MACROZONA NORTE… Es claro que el “ESTADO REPRESIVO” no retrocede sino que se mantiene y profundiza, con el cambio de mando en la Comandancia del Ejército, donde entró el sangüinario general Iturriaga (quien cual moderno Silva Renard tiene en su “hoja de servicios” el genocidio de Haití y la región Chilena durante las primeras semanas del estallido social, dejando casi 50 muertos) listo para cualquier eventualidad…

El cerco derechista (amparado en su casi 50% del Senado y Cámara de Diputados) avanza contra el aún “principiante” gobierno del Frente Amplio, posicionando las diversas amenazas a su gestión desde un primer momento: el bloqueo anticipado de diversas iniciativas legales; el potenciar la necesidad de una mayor presencia de las FFAA en la política local con las diversas promulgaciones de los ESTADOS DE EXCEPCIÓN -de los cuales el General Iturriaga tiene amplio conocimiento-; el mantener en estado de movilización a los diversos gremios empresariales.

Pareciera que la protesta del pueblo chileno ha sido total y definitivamente derrotada. Que ha sido copada por los diversos elementos del sistema -como los reformistas “de izquierda” y el Aparato Armado del Estado- y que solo resta guardar el característico silencio cómplice para volver a la normalidad rutinaria de la lucha por la subsistencia. Eso muestran los diversos medios de comunicación del sistema y eso repiten sin cesar los diversos propagandistas del Frente Amplio y el gobierno de Boric: Las reformas vienen en camino y solo hay que esperar lo que el equipo de gobierno determine. Los diversos partidos reformistas aseguran diversas áreas de tranquilidad: La inexistencia de la CUT, de los diversos gremios de Salud o de Profesores (todos en manos del PC); la manipulación de los diversos grupos asociativos de recuperación (como el del Cobre, el Litio, el de las AFP) todos en manos de “independientes” filo-concertacionistas o filo-PC.

Nuevamente, la lucha del pueblo oprimido de la región ha sido tergiversada por el pensamiento autoritario en beneficio de sus nefastos intereses parasitarios; nuevamente se ha impuesto una “salida republicana” a un problema social que fue acallado con sangre y plomo; nuevamente se impone el silencio cómplice desde la cúpula del estado sobre los diversos crímenes contra la humanidad realizados por el gobierno de Sebastián Piñera (alrededor de 100 muertos solo por razones políticas, cerca de 550 casos de trauma ocular, alrededor de 50.000 detenciones por marchas durante los 4 años de su gobierno). Sabemos que nada de esto es “casual” y que es una estrategia característica de la dominación empresarial, practicada desde el Gobierno de AYLWIN (1990-1994) en adelante. Independiente de que la lucha entre “DERECHA e IZQUIERDA” tienda a polarizarse y a sumar apoyos a ambos lados del autoritarismo republicano, una gran parte de la población se mantiene al margen. Las alzas ya asfixian a una gran parte de la población segregada y el sistema avanza profundizando el saqueo extractivista hasta límites inauditos.

Solo queda hacerse una pregunta: ¿Cuál será el detonante de una nueva movilización colectiva, frontal y determinante, contra el sistema corporativo y extractivista?

#PantallaNegra

#FCA

LA GUERRA EN UCRANIA: EL REORDENAMIENTO CAPITALISTA DEL MUNDO, Y SUS IMPLICANCIAS EN EL CHILE DE BORIC

Escribe la Federación Cultural Antiautoritaria de la región chilena.

El primero de mayo de 2014 en Odessa, ciudad ubicada a orillas del mar Negro, con poco más de un millón de habitantes (casi la mitad de ellos rusoparlantes), y reconocida en toda Europa por su arquitectura y por su red de túneles subterráneos, se conmemoraba un nuevo Día Internacional de los Trabajadores. Ese día, todo el mundo recordó a los Mártires de Chicago, pero en Ucrania, todo tipo de manifestación estaba inevitablemente permeable al movimiento Euromaídan, el cual se encontraba en pleno auge.

En Odessa, aquel primero de mayo, que comenzó con una marcha conmemorativa adherida en su mayor parte por organizaciones prorrusas, continuó con enfrentamientos con organizaciones de ultraderecha, liderados por los paramilitares de “Sector Derecho”, choques que culminaron al día siguiente con el incendio de la Casa de los Sindicatos de Odessa, provocado por nacionalistas ucranianos, ocasión en la que murieron 31 personas calcinadas. Sumados los asesinatos en enfrentamientos, finalmente fueron 40 los asesinatos realizados por paramilitares fascistas. El gobierno ucraniano, por entonces liderado por el presidente interino Oleksandr Turchinov, de ideología europeísta, observó con indiferencia los sucesos, mientras que la policía local, apoyó activamente la purga no interviniendo en ningún momento para detener la matanza.

Hoy, tras 8 años de aquella masacre, las matanzas en Ucrania ya son parte del cotidiano. El gobierno ha dado vía libre a los grupos fascistas para adquirir poder político y militar, y por consiguiente llevar a cabo múltiples matanzas como la realizada en Odessa. Las recientementes reconocidas por Rusia “Repúblicas Populares” de Donetsk y Lugansk, han sufrido el constante asedio de los grupos neonazis infiltrados en el ejército ucraniano, tales como el batallón Azov, quienes han cometido un verdadero genocidio en contra de la población rusoparlante.

Pero no todos en Ucrania son “neonazis”, como lo ha sugerido hasta el cansancio el Kremlin. La resistencia a esta oleada fascista, ha sido llevada a cabo principalmente por organizaciones prorrusas, muchas de ellas lamentablemente permeables a la añeja doctrina nacional bolchevique, muy popular en los países que fueron parte de la Unión Soviética, la que le daba un cariz importante al concepto de patria y nación, los cuales son esenciales para mantener el control social.

A pesar de ello, el anarquismo ha sabido hacerse un espacio, aunque de forma marginal, tal como lo reconocieron los y las compañeras de la región ucraniana a través de un artículo que fue discutido en esta federación, y que más allá de fundamentar opiniones, nos dejó como conclusión la admiración, empatía y solidaridad hacia los compañeros anarquistas de Ucrania que han sabido sostener y propagar nuestras ideas en un contexto abiertamente hostil, duro y complejo.

Esta posverdad, la de la “Ucrania Nazi”, ha sido la excusa perfecta de Vladimir Putin, para llevar adelante la invasión, la cual en un principio se pensaba que iba a ser rápida, a la usanza de la Biltzkrieg nazi, pero que en la realidad se ha transformado en una guerra en la que se busca la consolidación del poder militar en zonas claves para el interés económico ruso (tales como Crimea), más que en ponerse como objetivo la caída del gobierno ucraniano invadiendo directamente Kiev, o bien la “desnazificación de Ucrania”, excusa principal de Moscú al intervenir.

Ucrania, el granero de Europa, paso esencial del gas ruso a Europa, continente que es su principal comprador, se visualiza como un campo de batalla más en la reconfiguración mundial del sistema capitalista, hegemónico desde la caída de la Unión Soviética.

RUSIA, EEUU Y LA BÚSQUEDA CONSTANTE DE NUEVAS MATERIAS PRIMAS PARA SUS CORPORACIONES

En agosto del 2021, todas las miradas del mundo se volcaron a medio oriente. Afganistán, país que lleva 20 años en guerra tras la invasión de EEUU en 2002, vivía una ofensiva imparable por parte del Talibán, grupo radical islámico nacido por iniciativas de estudiantes del Islam, muchos de ellos huérfanos producto de la invasión soviética a territorio afgano en los 80. Este grupo, que sostuvo una guerra civil en contra del gobierno afgano, apoyado por el invasor yanqui y sus aliados occidentales, vio la oportunidad de tomar el poder producto de la decisión de Estados Unidos de retirarse del país.

Al ser el US Army el principal sostén gubernamental, fue cosa de semanas para que el Talibán tomara Kabul y estableciera el emirato, tal como en la segunda mitad de los 90, reprimiendo a la izquierda afgana, a las mujeres y a todo aquel que no comulgara con el radicalismo islámico.

Con esta retirada, se confirmaba un secreto a voces: Estados Unidos ya no tenía la suficiente fortaleza económica, social y militar, para sostener una guerra prolongada en la otra parte del mundo. Ya lo había previsto Donald Trump, y es que su decisión de no iniciar guerra alguna, tenía el claro objetivo de fortalecerse internamente para posteriormente disputar nuevamente la hegemonía mundial. Su política económica, fundamentada en darle mayor importancia al mercado interno, buscando fortalecer las corporaciones yanquis, era otro indicio de la crisis económica que vive EEUU a nivel interno.

Ante este escenario, lo mejor era mirar otros territorios a explotar. Atendiendo la imposibilidad de exportar el petróleo venezolano ni tampoco el de medio oriente, Ucrania asomaba como un territorio interesante para atraer a la esfera yanqui, debido a su riqueza en hidrocarburos, en energía nuclear, en campos de cultivo, y en ser la puerta de entrada a Europa del gas ruso y asiático.

Tener a Ucrania en la esfera de influencia occidental, además, permitía mantener a raya a Rusia y no permitir la expansión económica de la burguesía de aquel país, exorbitantemente rica en comparación a la burguesía europea, fundamentalmente por la extensión del país y por la amplia gama de recursos naturales disponibles para explotar.

Moscú, en tanto, atendiendo a los intereses de su propia burguesía capitalista, dueña de las grandes corporaciones informáticas, energéticas y militares de Rusia, se encontraba expectante a la situación geopolítica de occidente. Esta decadencia que ya habíamos comentado, y que se confirmó con la evacuación de Kabul, fue el momento propicio que vio Vladimir Putin (nacionalista, conservador y abiertamente capitalista) para iniciar la expansión hacia el oeste al buscar la dominación de Ucrania.

Lo que ha sido fundamentado como una campaña de “desnazificación”, es más bien una guerra que responde netamente a los intereses económicos de la burguesía rusa en Ucrania, fundamentalmente en Crimea, puerta de entrada de Rusia al mar Mediterráneo, lugar estratégico para mantener el control de las mercancías que entran y salen hacia Asia, el norte de África, el sur de Europa y general, hacia todo el mundo. Por algo Rusia mantiene en Sebastopol la flota del Mar Negro, activa ininterrumpidamente desde 1783, debido a que Sebastopol se mantuvo bajo soberanía rusa, aún tras la caída de la Unión Soviética.

La búsqueda constante de materias primas por parte de EEUU y Rusia, no debe ser entendido simplemente desde un concepto geopolítico tradicional, casi con el mismo paradigma existente para analizar la guerra fría, debido a que las motivaciones militares y expansionistas de ambos países ya no tienen que ver con la expansión territorial, con ganar espacio vital o con expandir “mi idea” de mundo, sino que fundamentalmente estas maniobras responden al interés inmediato de las propias corporaciones de aquellos países para obtener ganancias ilimitadas y perpetuas en el tiempo.

Los estados ya no responden a intereses políticos. Podemos ver en la cúspide del estado a políticos de derecha, de ultraderecha, o de izquierda, pero eso no influye mayormente en la orientación del país, debido a que los estados, en el momento actual que vivimos, responden únicamente a sus propias burguesías, dueñas estas de las corporaciones que dirigen los destinos de su nación.

Las corporaciones, sedientas de nuevos mercados, materias primas y territorios que explotar, recurren a la fuerza militar, diplomática y mediática, para someter a los países que les son hostiles. Una vez vencidas sus fuerzas, estos nuevos vasallos pasan a servir a la corporación para multiplicar las ganancias de estas. A la usanza del feudo medieval, las corporaciones son los castillos del medioevo que buscaban acumular indiscriminadamente riqueza, a la vez que poder político mediante la conquista de territorios inmensos.

Es por eso, que denominamos a todos estos movimientos geopolíticos como reflejo de esta nueva etapa del capitalismo, el cual evolucionó desde lo clásico al neoliberalismo, para posteriormente expresarse en neofeudalismo corporativo, sistema económico en el que no importa quien dirija el estado a nivel político, sino que solo interesan los intereses de las corporaciones del primer mundo.

Otro ejemplo de ello puede ser China país que, tras la muerte de Mao Zedong, buscó la acumulación de capital al transformar radicalmente su economía, introducir un capitalismo salvaje y fortalecer sus corporaciones internas, todas apoyadas por el Estado y el Partido Comunista, buscando la expansión de estas a través de la diplomacia del dinero, para así equiparar y luego superar a occidente.

China no tiene problemas en recibir a Piñera en Pekín e invitarlo a una recepción en la Escuela de Cuadros del PCCh. Lo que importa es la economía, buscar nuevas zonas de saqueo y de expansión corporativa. La política y las ideas pasaron a un segundo o tercer plano incluso.

En todo este panorama, los únicos perjudicados son los pueblos del mundo, sometidos a la barbarie de las grandes corporaciones, las cuales los aplastan a través de los métodos nazis, importados directamente desde la oficialidad hitleriana.

EL POSICIONAMIENTO DE CHILE ANTE ESTE ESCENARIO MUNDIAL: BORIC Y LA NUEVA “REVOLUCIÓN EN LIBERTAD”

El ciclo de protestas abierto en Chile desde el 2006, podemos decir que culminó con la revuelta de octubre de 2019. Aquel movimiento, que demandaba mayores garantías sociales y bienestar económico para el pueblo, fue rápidamente aprovechado por la burguesía local para restablecer su dominio y profundizarlo, todo a través del Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, esta última, demanda que había sido levantada por los sectores progresistas y abiertamente republicanos de la protesta.

Gabriel Boric, uno de los artífices principales de este acuerdo, declaró que “puso en riesgo todo su capital político para que resultara esto”. Pareciera que es un gran apostador, en la medida que dos años y tanto después de protagonizar la foto del acuerdo, se encuentra ad portas de asumir la Presidencia de la República, todo tras una elección histórica en la que se transformó en el candidato presidencia más votado de la historia de Chile.

El ser el más votado, fue producto de la asistencia masiva de electores a las urnas. Este fenómeno, se ha profundizado desde la revuelta de octubre, esto a pesar de que el repudio a la clase política en general, y a los métodos eleccionarios en particular, fue una de las grandes motivaciones que desencadenaron la revuelta.

La revuelta, lo creemos así, fue la “excusa” perfecta para profundizar el dominio capitalista y burgués en Chile, al fortalecer la democracia representativa, el Estado y las vías legales, todas ellas en crisis antes del 18 de octubre de 2019, y fortalecidas tras este movimiento.

Estado, democracia y legalidad, son ejes claves del republicanismo, y si a eso le sumamos el patriotismo, en franco auge actual dada la oleada migratoria que vive el norte de la región chilena, son el caldo de cultivo para fortalecer la República, preludio histórico del Fascismo, ejes a través de los cuales la dominación neofeudal corporativa por parte de Estados Unidos en la región chilena, se transforma en hegemónica.

Creemos que Gabriel Boric, ante este panorama, ejercerá un rol clave. Su gobierno, que desde ya a nivel interno ha puesto paños fríos al auge revolucionario, todo a través de la democracia representativa, de la “lucha de ideas”, del “no pos bro”, y de avanzar en la medida de lo posible, se visualiza como una República de Weimar, en donde se busca continuar fortaleciendo la República, dando vía libre a los grupos fascistas para su crecimiento, y llevando al país a un supuesto caos para pavimentar el camino que permita la llegada del fascismo al poder.

Ya en ejemplos históricos locales, Boric hará una “Revolución en Libertad”, tal como Frei Montalva, otorgando ciertos derechos sociales, pero sin poner en riesgo el negociado de las grandes corporaciones capitalistas que operan en el territorio. Para que decir del saqueo de los recursos naturales: ni pensar en acabar con ello. En cuanto a la protesta social, la estrategia es clara: ayudados por los medios masivos de comunicación, se criminalizará a esta y se instalará la idea de que “le hacen el juego a la derecha”, buscando con ello la represión absoluta y con total impunidad. El gobierno frenteamplista, respondiendo a sus intereses de clase, también pondrá paños fríos a lo “que quedó de la revuelta”, al dejar a los presos políticos en las cárceles y a los torturadores, asesinos y genocidas de octubre, disfrutando de su merecido retiro por los servicios prestados a la patria.

Como vemos, la consolidación del Republicanismo será total, permitiendo el avance del fascismo. No es de extrañar que el 2026 aparezca un nuevo Kast o sea el mismo quien tome las riendas del país. En el fondo, da lo mismo la persona y da lo mismo la forma: sea por vía democrática o militar, la idea de controlar al pueblo con métodos fascistas está zanjada.

AVANZAR HACIA LA ORGANIZACIÓN Y COORDINACIÓN ÁCRATA EN EL TERRITORIO

En la región chilena, la situación para el anarquismo es crítica. Sumergida en la dispersión y en la organización de pequeños grupos para cuestiones bien puntuales, no hemos podido avanzar hacia una organización más eficaz que nos permita tener algo de coordinación para situaciones críticas, tales como la que vivimos en noviembre de 2019, con movimientos de tropas marinas en Valparaíso y llamados abiertos a detener la protesta ante la posibilidad, en aquel entonces real, de un levantamiento militar.

Nuestra idea de organización, no responde a un concepto típicamente partidista o marxista de centralizar todo en torno a figuras puntuales, o de unificar siempre en base a un pensamiento único. Como anarquistas, siempre hemos creído que aquellas formas organizativas decantan en la concentración de poderes y en la anulación de la iniciativa individual, tan propia de nuestras ideas, además de que la misma historia ya ha demostrado la obsolencia de dichas formas organizativas.

Nosotros proponemos la libre asociación, de forma autónoma, federalista, nacida en las calles, pasando por las poblaciones, avanzando hacia el barrio comunal, subiendo a la comuna misma, ocupando la ciudad, nucléandose a nivel regional y finalizando en la esfera nacional. Creemos firmemente que esta forma organizativa, la de la libre asociación nacida desde abajo y en torno a ideas comunes, deben ser el eje fundamental de la organización y de la federación de tipo anarquista.

Ante el reordenamiento mundial, latinoamericano e interno en la propia región chilena, los y las anarquistas debemos avanzar a formas organizativas más complejas, las cuales nos permitan asistir con las mejores armas posibles a los desafíos que nos presentará el capitalismo en un futuro inmediato. Aprovechar el impulso dado por la revuelta de octubre, al permitir que sectores desmovilizados del país vivieran en carne propia lo que es una manifestación, lo que es la represión, pero sobre todo lo que es la organización barrial en pos de un objetivo común, es esencial para avanzar hacía los objetivos que les planteamos en estas líneas.

Esto último, la invitación a organizar, organizarse y seguir organizándonos, es lo que planteamos como Federación Cultural Antiautoritaria de la región chilena.

SOLIDARIDAD ABSOLUTA CON LOS Y LAS COMPAÑERAS ANARQUISTAS DE UCRANIA.

CONTRA EL REORDENAMIENTO CAPITALISTA.

CONTRA LAS CORPORACIONES YANQUIS Y RUSAS QUE SOMETEN LOS TERRITORIOS DEL MUNDO.

CONTRA LA REVOLUCIÓN EN LIBERTAD DE GABRIEL BORIC:

ARRIBA LA ORGANIZACIÓN DE LOS Y LAS ANARQUISTAS!

[Editorial] Plebiscito y Nueva Constitución: Nuestra posición

Ya ha pasado casi un año desde nuestra última edición, la cual abordó en su totalidad la Revuelta de Octubre, que en aquel entonces se encontraba en pleno apogeo. A la fecha, el panorama es bien distinto: la Revuelta se diluye (a pesar de que los focos de resistencia a la dictadura democrática de Piñera continúan), y la pandemia de Covid-19 ha causado estragos en la región chilena, pero sobre todo en nuestro territorio, con más de 500 muertes en la región de Antofagasta producto del nuevo coronavirus.

Hoy, la discusión pública se ha centrado casi en su totalidad en torno al plebiscito constitucional a realizarse el próximo 25 de octubre, fecha en la que la población está llamada a votar en torno a dos opciones: apruebo o rechazo el cambio constitucional, ya sea a través de convención mixta (de congresistas actuales, y convencionalistas elegidos mediante sufragio), o bien por modalidad de convención constitucional (con el 100% de convencionalistas elegidos en votación). 

Ambas opciones, se presentan a sí mismas como las salvadoras de la sociedad y de Chile: los del rechazo, defienden la constitución de Pinochet, y son férreos opositores al reparto de privilegios, ya que al ser en su mayor parte provenientes de la clase burguesa, o serviles a ella, defienden con todo su aparataje (económico, social, militar y mediático), la opción de que no se escriba una nueva constitución.

En el caso de “los del apruebo”, se presentan como continuadores de la revuelta de octubre, vale decir, se venden como “los herederos de las demandas que movilizaron a Chile”. En ese sentido, es que quienes aprueban son en su mayor parte personas provenientes del mundo popular, gente de izquierda o progresista que salió a apoyar el movimiento social y que, en muchos casos, construyó plataformas de resistencia a la represión fuerte de esos días. Muchas de ellas y ellos, confían en la posibilidad de dar respuesta a las diversas demandas sociales a través de una reforma constitucional. 

Desde nuestra posición, podemos decir que ambas opciones son profundamente oportunistas. En el caso del rechazo, es oportunista asumir que el país se transformará en un “caos socialista”, siendo que precisamente el gobierno actual fue el que agudizó al máximo los conflictos sociales de este territorio, llevándolo al “desorden” que tanto disgusta a los burgueses. En tanto, en el caso del apruebo, el oportunismo radica en creerse los continuadores de octubre, y más aún, en que se declare a viva voz que la gente salió a exigir una nueva constitución, siendo que la Revuelta de Octubre fue una respuesta clara y contundente a años de represión, desigualdad, carencias económicas y sociales, entre otras causas que se relacionan a la constitución de Pinochet, pero que no se explican en su totalidad a través de la existencia de dicha carta fundamental.

Nuestra posición siempre ha sido clara: lucha contra el Estado, los gobiernos y la autoridad en cualquier parte que se presenten. Luchamos contra el Estado, por ser una institución coercitiva, corregidora, colonial y opresora de los pueblos que viven bajo su jurisdicción. Luchamos contra los gobiernos, porque tanto nacional, regional o comunal, son la raíz del poder, entendido como dominación de unos/as sobre otros/as, y porque no aceptamos autoridad alguna sobre nosotras/os, ni tampoco pretendemos ejercerla sobre otros y otras. Y es que la revuelta ha sido esencialmente popular, sumando a amplios sectores de la población en las masivas marchas, ollas populares, cacerolazos, asambleas territoriales, barricadas, que hacen frente a la precarización de la vida impuesta por las políticas neoliberales,  al gobierno empresarial y su represión policial, a la militarización de los territorios y en contra de los burgueses dueños de este país.

Consideramos que la disputa constitucional es precisamente eso: una salida política a la crisis de gobernabilidad generada no solo por las movilizaciones sociales desplegadas desde octubre del año pasado, sino por el conjunto de tensiones acumuladas por la profundización del modelo neoliberal durante estas últimas décadas. Se pretende calmar las aguas mediante la reformulación del contrato social, dado que la actual carta constitucional carece de toda legitimidad al ser promulgada durante la dictadura y no contiene mecanismos democráticos de participación. Hay en la clase política un respaldo casi generalizado en esta idea: la necesidad de un proceso constituyente que renueve y actualice democráticamente  el estado chileno, dejando sin alterar las bases del modelo económico, para así continuar gestionando la explotación y el saqueo del país. Consenso al que contribuye la crítica progresista y los discursos populistas de todo cuño que plantean que una transformación social es posible por esta vía. 

Por tanto, desde este periódico, más que llamar a no votar o a votar, queremos invitar a reflexionar y hacernos cargo  de  las acciones que nos llevan una y otra vez a seguir validando la autoridad del estado, el gobierno y el empresariado en nuestras vidas. A cuestionarnos la manera en que habitamos políticamente nuestras relaciones sociales y afectivas, además de los espacios organizativos en que participamos, erradicando de estos las prácticas patriarcales, racistas, xenófobas y jerárquicas que configuran esta sociedad, sin desentendernos que estas están también presentes en nosotros/as mismas/os. Invitamos a tensionar la forma en que cubrimos nuestras necesidades, planteando la urgencia de dotar los cimentos económicos de una vida en la que el extractivismo, el saqueo y el despojo no tengan cabida. Invitamos a problematizar y poner en marcha prácticas de solidaridad más allá del asistencialismo para hacer frente a la pandemia y cualquier otra crisis. En fin, a poner en marcha el andamiaje de una transformación social que acabe con esta sociedad de la miseria, porque eso no emanará desde ninguna constitución por nueva y “participativa” que esta sea. 

Grupo Anarquista El Sol Ácrata.

Editorial del Nº6, segunda época, Octubre de 2020.

Disponible para su lectura en el siguiente link: https://periodicoelsolacrata.files.wordpress.com/2020/10/el-sol-acc81crata-octubre-de-2020.pdf

El Sol Ácrata Nº6 (segunda época), Octubre de 2020 (edición online por pandemia de COVID-19)

¡REAPARECE EL PERIÓDICO ANARQUISTA EL SOL ÁCRATA!

A un año de la irrupción de las revueltas de octubre en el territorio chileno, lanzamos virtualmente un nuevo número de El Sol Ácrata, correspondiente a la edición N° 6 de la segunda época de nuestro periódico, el cual ya contabiliza 9 años publicándose, entre algunas lagunas, como la de este último tiempo…

En esta oportunidad, abordamos distintas temáticas desarrolladas post revuelta, tales como el fenómeno de las asambleas territoriales y las ollas comunes, en los tiempos en los que la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19 se desataba por todo el territorio. En conjunto a ello, también en este número abordamos temas de actualidad, como lo son la militarización de nuestras vidas, las protestas contra la brutalidad policial en Colombia, solidaridad con los y las presas de la Revuelta, un análisis sobre la pandemia en Vallenar, un bello texto sobre la búsqueda constante de los cuerpos de detenidos desaparecidos en Calama y Pisagua, titulado “empampados”, así como también nos dimos el tiempo de redactar un artículo que visibiliza la crisis sanitaria y social desatada por el COVID-19 en nuestro territorio (Calama y Antofagasta), donde la minería y la contaminación ambiental han contribuido a la diseminación del virus en la población, junto a provocar el aumento de la mortalidad en ambas ciudades, producto del contagio del nuevo coronavirus.

Finalmente, en nuestra editorial, expusimos nuestra opinión en torno al Plebiscito Constitucional que se llevará a cabo el próximo domingo 25 de octubre de 2020. Más allá de posicionarnos a favor de una de las opciones, y sin caer en llamados reduccionistas para no votar (sin hacer ningún análisis previo de la situación), nuestra editorial se posiciona como una reflexión en torno a este trascendental proceso que marcará la vida política de la región chilena durante los próximos años, proceso ante el que los y las anarquistas tenemos mucho que hacer, principalmente en lo referido al mantenimiento de las organizaciones surgidas al calor de la Revuelta, y que a la fecha, aún continúan resistiendo, sin responder a ningún tipo de autoridad política institucional.

Sin más preámbulos, los invitamos a leer nuestro periódico, haciendo click en el siguiente enlace:

[Colaboración]: ¡Presxs a la calle! Reflexiones a seis semanas del estallido

En Chile los territorios se han levantado. Hasta el día de hoy han transcurrido 6 semanas de estallido social, donde no se había visto una unión entre las personas tan significativa en pro de una sanción y crítica a las condiciones impuestas por un Estado que refuerza el énfasis en el mercado como motor social. Lamentablemente el gobierno se ha focalizado en endurecer la represión articulando proyectos de ley que criminalizan la protesta, en lugar de dar respuesta a la legítima demanda por los derechos básicos que ponen en primer piso la dignidad de quiénes habitamos este país. Han sido variadas las formas de silenciarnos, amedrentarnos y deslegitimarnos, utilizando una perversa estrategia que busca acallar el grito: “¡Alto a los abusos!

Hasta el 30 de noviembre más de 8.000 personas han sido detenidas, de las cuales 1.957 permanecen hasta este minuto en prisión preventiva. Históricamente la cárcel ha sido un mecanismo de control social frente a todx quien se muestre diferente a sus puntos de «normalidad»: nos quieren normadxs, pasivos, cuerpos dóciles, pueblos dominados. Es una forma arbitraria y sistemática en la que opera el Estado, quien a punta de balas ha mantenido sus leyes que sustentan el bienestar económico de unxs pocxs por sobre la precarización masiva de las condiciones de vida de los pueblos que lo habitan. El único orden que defienden, es el orden de aquellos que detentan los privilegios, y cualquiera que visibilice esto resultará una amenaza.

Hoy la lucha social es un derecho, la rebelión es a lo que ellxs denominaron guerra. Nos están quitando los ojos, nos envenenan con gases, nos están encarcelando, nos dejan morir de maneras sospechosas. Y continúa la precarización de nuestra salud, educación, pensiones dignas, sueldos que no nos permiten vivir tranquilxs. Aún no nos dicen nada sobre nuestros territorios libres de contaminación, la naturaleza aún no recupera su lugar prioritario, nuestros pueblos aún no saben sobre reparación histórica y tampoco se menciona nada respecto de la equidad. Sabemos de pacos, de supermercados, de malls y fuerza militar, de más y más leyes que mantienen hoy en día a nuestrxs hermanxs privadxs de su derecho fundamental e imprescriptible. Nos mantenemos con la cabeza erguida, orgullosxs de lo que somos, alzando fuerte la voz y gritamos: basta de criminalizar a nuestra gente, lxs queremos con nosotrxs en libertad.

Presxs políticos por protestar ¡A LA CALLE!

El Sol Ácrata, especial Octubre (en Revuelta) de 2019

Les comunicamos (con el corazón lleno), que en tiempo record preparamos este breve número especial referente a la revuelta que azota a todo el territorio bajo la jurisdicción del estado chileno. Sacarlo bajo estas condiciones es algo muy complicado, entendiendo los roles asumidos en los territorios por lxs compas colaboradores y también entendiendo la represión que estamos viviendo en estos tiempos dictatoriales.

Sigue leyendo

Vivir en zona de sacrificio

artículoVivir en zona de sacrificio
Breve radiografía al extractivismo minero en el Desierto de Atacama

Cuando se habita cerca de termoeléctricas, faenas mineras o de sus actividades secundarias, como en los lugares en donde se transporta, almacena o embarca, es prácticamente imposible no quedar dentro de su radio de afectación. Y es que siempre, sacar o procesar minerales desde la tierra libera al ambiente distintos metales pesados que se depositan en las superficies, en el aire, en el agua y en nuestro cuerpo.

La Región de Antofagasta alberga al menos 42 faenas de extracción metálica (cobre, oro, hierro, zinc y subproductos) y no metálica (nitratos, boratos, litio, mármol y yodo), 21 termoeléctricas, 4 grandes puertos de exportación minera, además de 47 relaves, de los cuales 13 se encuentran activos, 20 no activos y 14 abandonados (1). Tal infraestructura está asociada a tremendas cifras en producción, venta e inversiones, las que para el estado y empresas parecen justificar el abandono y la desinformación de los y las habitantes de este desierto tan rico y tan contaminado. Abandono y desinformación por la desidia de empresas que se traduce en no contar con cifras claras sobre las cantidades
de metales con los que convivimos diariamente y sobre cómo estos nos enferman. Sigue leyendo

¡Ya está en las calles!: El Sol Ácrata, 2da época, N°4, Marzo – Abril 2019

Tras un breve receso, El Sol Ácrata vuelve con todo, esta vez con la edición número cuatro de esta segunda época de vida del periódico que ya cumple 8 años de salida intermitente.

En esta ocasión, hemos modificado la diagramación y el diseño del periódico, buscando con ello facilitar la lectura y la observación de sus páginas. Así mismo, quisimos tocar más temas locales, tales como las lluvias estivales que azotaron a Calama a principios de febrero, así como los pormenores de las actividades enmarcadas en una nueva conmemoración del 6 de febrero en Antofagasta.

Sin más que añadir, los invitamos a leer esta nueva edición y propagarla por todos los medios posibles. Pronto tendremos las ediciones impresas, las cuales puedes conseguir en los distintos puntos enmarcados dentro de nuestra Red de Distribución nacional e internacional.

¡VIVA LA ANARQUÍA!

 

Captura de pantalla 2019-03-22 a la(s) 14.55.14

PARA LEER, DESCARGAR Y PROPAGAR, CLICKEA EL ENLACE:

El Sol Ácrata, Marzo Abril de 2019

 

ITS: Hipercivilización y falso antagonismo

file_20190104184552

Nota de ESA: Este texto resulta ser una interesante reflexión referente a los últimos sucesos acontecidos en la región chilena en las que un grupúsculo más cercano al darwinismo social que a nuestras posturas, se ha dado a conocer. Recalcar que el texto no es de autoría nuestra y desconocemos quién o quienes lo escribieron, cuestión que no es importante ante el contenido que posee.

Hoy, luego de casi dos años de intentos frustrados por ganarse algún espacio en los medios de comunicación de masas mediante comunicados que reivindicaban atentados fallidos de los que nadie se enteraba (salvo sus seguidores y los policías encargados de leer sus mierdas tras las pantallas), y una que otra que otra ‘manifestación’ de la naturaleza (como la nevazón en Santiago el 2017), ITS Chile logra su cometido de ganarse un espacio en los noticieros hiriendo parcialmente a cinco ciudadanos que se encontraban esperando la micro en un paradero en el cual los pseudo salvajes habrían colocado algún artefacto explosivo de poca monta pero eficaz. Sigue leyendo

¡Ya está en las calles!: El Sol Ácrata, 2da época, N°3, Octubre – Noviembre 2018

Octubre-Noviembre-2018-Definitivo-001.jpg

En tiempos en que avanza el neofascismo y la ultraderecha en el continente,  se asesinan activistas sociales y se imponen proyectos de devastación, además de actualizarse la maquinaria jurídica y represiva, reafirmamos nuestra posición en contra de toda autoridad, apostando por la organización horizontal y autónoma.

Queda a disposición esta nueva entrega de nuestro periódico El Sol Ácrata, dedicada a la memoria de Alejandro Castro. De momento apareceos en versión digital, pues no hemos podido concretar la impresión de los mil ejemplares  que han caracterizado esta segunda época, dadas algunas dificultades económicas y logísticas que se nos han presentado. Como siempre, agradecemos cualquier aporte solidario en ese sentido, que nos permiten mantener viva esta iniciativa anárquica.

Sigue leyendo

¡Ya en las calles!: El Sol Ácrata, Segunda Época, N°2, Julio 2018

JULIO-2018-DEFINITIVO-001

En tiempos  donde parece primar el consumo intensivo y el individualismo descarnado, nuestra invitación es a encontrarnos. Reunirnos, pensar, debatir y construir el mundo que anhelamos: libre de toda dominación patriarcal, económica, racial o de cualquier tipo. Es necesario hacer frente cotidianamente al capitalismo, el estado, la iglesia y las demás formas de sujeción históricas que oprimen y limitan nuestro libre andar.  Urgente es fortalecer y propalar por todos los territorios las prácticas horizontales, comunitarias y solidarias, alimentar cada proyecto -individual o colectivo-, para acercarnos cada vez más a la libertad total, al enfrentamiento directo con este modo de vida.

El próximo fin de semana, en la costera y fronteriza Arica, «ciudad de la eterna primavera», se llevará a cabo el 1er Encuentro Andino del Libro y la Propaganda Anarquista, el que esperamos permita conocernos entre diversas individualidades e iniciativas antiautoritarias. Ahí estaremos con esta segunda entrega de la segunda época de nuestro periódico El Sol Ácrata.  ¡La invitación está hecha! ¡Encontrémonos!  Sigue leyendo